• Pilar Paredes

¿Qué es el employer branding? Como pescar al mejor pez.


Dicen que el pez se adapta al tamaño de la pecera que le contiene. ¿Se adapta el profesional a la marca que le contrata?


De pocos años hasta aquí el mundo profesional digital se está impregnando de la cultura del "employer branding" que traduciendo al “cristiano” hace referencia a la marca del empleador.


¿Pero qué queremos conseguir cuando en la estrategia de marketing se incluye el “employer branding”?


En este artículo de la revista Forbes se analizan las marcas desde el punto de vista del empleado, si los empleados no hablan bien de una empresa, entonces, la marca tiene un problema de reputación.


Últimamente ya nos estamos acostumbrando a ver imágenes del equipo humano de una empresa en una presentación de un producto, a los socios celebrando que hayan conseguido una nueva financiación para su Startup, a los empleados participando en una carrera solidaria, haciendo Networking, etc.


Hay empresas que incluso han diseñado una zona de “photocall” dentro de su propia empresa para las stories de Instagram.

Ahora tenemos el covid y el contacto se ha reducido, sin embargo este tipo de imágenes se siguen viendo en las redes sociales.


El “employer branding” es una estrategia de marketing que adoptan las empresas para atraer talento a sus equipos y al mismo tiempo mostrarse a sí mismos como una empresa atractiva donde trabajar. Así pues invitan a sus empleados a participar de forma activa prestando su imagen y reflejando siempre en un tono jovial y alegre el buen rollito que se respira en el ambiente.


¿Pero qué hay de cierto en todo esto? ¿Es una simple propaganda o de verdad es “oro todo lo que reluce”?


Supongo que depende de la visión y expectativas de cada uno. Cuando una empresa expone la imagen de su lugar de trabajo como un sitio cómodo con espacios abiertos, decoración moderna, muebles confortables, zonas de recreo e incluso futbolín, es probable que el candidato más joven, el milenial, se sienta más atraídos por este tipo de empresa porque difiere del aspecto más jerárquico de la empresa tradicional: recepción, oficinas, sala de juntas, despacho del director, muchas puertas, etc.


Sin embargo, los senior enseguida pondrán en duda la imagen “googleliana” de dicha empresa porque les dará la sensación de falta de seriedad o poca organización.


Pensemos en el proceso de crecimiento de las carpas, alcanzan el tamaño en proporción al hábitat en el que se encuentran ya sea estanque o pecera.


El interés que una organización trasmite en las Redes Sociales de lo que es trabajar en ella va más allá de la arquitectura de la misma, pero si es cierto que, según la clase de pez que seamos nos adaptaremos mejor a unos entornos que a otros.


En esta época de inestabilidad, ya donde el uso de las herramientas digitales de comunicación y la imposición del teletrabajo, la reputación de las empresas sale a la luz.


No solo en relación a la imagen de solidaridad y responsabilidad social que trasmitían en los momentos más difíciles del confinamiento, sino por la relación que mantenían con sus empleados. Los que han sabido jugar bien su papel se han subido al “nos quedamos en casa” y han diseñado acertadas campañas de marketing.


En esta página web Great place to work aparece el listado de las mejores empresas para trabajar en España pero también existen páginas donde se puede encontrar y publicar la opinión sobre una empresa.


En España, todavía no es un hábito corriente, ya que el boca a boca todavía funciona y cuando uno pide referencias no es muy difícil encontrar a alguien que dé su opinión.


Volvamos entonces al “employer brandig”. Apruebo la estrategia de marketing según la cual una empresa debe "abrir sus puertas” y enseñar lo bien que se trabaja dentro, lo profesionales que son los empleados, lo bien que se trabaja en equipo, etc.


También me parece correcto que las empresas para atraer talento vendan el “sol de Valencia”, los beneficios sociales, el horario flexible, la conciliación familiar, etc.


Pero como responsable del marketing sé lo importante que es la reputación de una marca, por eso defiendo que si uno inicia el camino del “employer branding” este debe ser de verdad, es decir, con honestidad y trasparencia.


Cuando el pez está a gusto en su estanque, se va a adaptar perfectamente al entorno de trabajo.


No todos los profesionales encajan en todos los trabajos y a muchos, poco le importa lo que la organización muestre en las Redes Sociales si una vez dentro, la oficina es incómoda, hace mucho frío en invierno o el ambiente laboral es tenso y desagradable.


Las empresas quieren atraer buenos peces a sus negocios, pero a veces no tienen el hábitat adecuado y por mucho que lo intenten, por muchos anuncios de empleo con fantásticos beneficios, si el pez no se adapta, entonces el beneficio laboral será un fracaso.


Hoy en día, todo se sabe y al profesional que busca trabajo es difícil engañarle.


Cuando ves que una empresa anuncia constantemente maravillosos puestos de trabajo o que el anuncio de empleo de director de marketing de tal empresa se repite cada año, lo que te están comunicando es que: en el primer caso, la empresa utiliza una estrategia de “employer branding” arriesgada y en el segundo, obviamente que en esa empresa la gente no está a gusto y no se queda.


Y es que para comprometerse con el futuro talento hay que conocer el arte de la pesca.


Lo que la empresa debe llevar cuándo sale a pescar no es solo el buen cebo de la imagen alegre y moderna de las Redes Sociales.

El talento no solo busca un buen estanque, sino que quiere permanecer en él el mayor tiempo posible, rodeados de otros buenos peces como él, en un entorno agradable y sano.


Para finalizar, una recomendación popular: cuando hagas una buena acción no la anuncies por todas partes. Seguro que muchas abuelas estaban pensando un versículo de la Biblia donde hace mención a los hipócritas que se muestran en público orando o mostrando buenas acciones.


No es necesario ser religioso para comprender el mensaje. ¿Cuántas grandes marcas necesitan publicitar o enseñar el buen hacer de sus profesionales?


¿Y qué me dicen del empleado tímido que no se siente cómodo prestando su imagen para el Instagram de la fiesta de Navidad? ¿Será este discriminado por no hacerlo? ¡Espero que no!


En una buena empresa estas cosas carecen de importancia, porque cuando se respira un buen ambiente se nota, la atmósfera es distinta, la gente trabaja mejor. Las carpas son hermosas y brillantes, la fiesta de Navidad es esperada y fantástica.


En una buena empresa el "employer branding" sale solo.


Los trabajadores están orgullosos del lugar en el que están, de sus jefes, de sus compañeros, sonríen a la entrada y a la salida, se echan de menos unos a otros en vacaciones y el jefe no tiene que pedirles que se queden más tiempo porque ellos mismos ya lo han decidido. Se trata de los profesionales que cuando les preguntas por su empresa nunca apartan la mirada sino que sonríen y se sienten orgullosos.


Estos son los embajadores de la mejor marca, el auténtico "employer branding".

​Sígueme

© 2020 by Pilar Paredes.
Proudly created with
Wix.com
 

Tel:

+34 629 587 299

  • Twitter - Círculo Negro
  • RSS Icono Social
  • Pinterest - Círculo Negro
  • LinkedIn - Círculo Negro
  • Facebook - Círculo Negro
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now